1

Pamplona

Veinticuatro horas de autobús dan para mucho....
2

Roma

Casa Tra Noi, en el Monte del Gallo, a cinco minutos del Vaticano.
3

Pamplona

una carrera contra el tiempo hacia el autobús, que nos llevará de la Ciudad Eterna al Viejo Reino.

Veinticuatro horas de autobús dan para mucho: alguna lectura dejada a medias, largas conversaciones, películas de dinosaurios, “indignados” durmiendo en el suelo del autobús, un rato de piedad… y por supuesto el Terrassa´s-Culinary Center al frente de los fogones en comidas y cenas. Destino final: Roma, la capital de los césares, donde nos sorprenderá la lluvia hasta que, empapados, llegamos al hotel, Casa Tra Noi, en el Monte del Gallo, a cinco minutos del Vaticano.

El Domingo de Ramos pasamos la mañana, en la Santa Misa, con el Papa; y la tarde con San Pedro en su Basílica, junto al historiador del arte, profesor, y ahora guía, Miguel Rouzaut. Los siguientes días recorreremos las calles de Roma: el Panteón, la Fontana di Trevi, el Castillo de Sant´Angelo… Nuestro guía aclarará todas las dudas, mientras explica cada una de las calles, monumentos, iglesias, templos y edificios. Pasaremos una emotiva mañana en Villa Tévere, sede central del Opus Dei en Roma; y la tarde con su prelado Mons. Fernando Ocáriz, en Cavabianca, sede del Colegio Romano, donde atenderá las preguntas de los jóvenes universitarios. Veremos joyas del Renacimiento y el Barroco como la Piedad de Miguel Ángel o el Éxtasis de Santa Teresa. Rondaremos faraónicas estructuras como la catedral de San Juan de Letrán, San Pablo extramuros y el antiguo Foro Romano, e incluso haremos parada en los Museos Capitolinos.

Los oficios de Jueves Santo y Viernes Santo en la Basílica de San Andrés, y las visitas a los Monumentos, que nos recordarán la Pasión del Señor y el motivo central del viaje, ocupan los más importantes y emotivos encuentros de la semana, que culminará con las celebraciones del Domingo de Resurrección, fiesta litúrgica central. Nuestra Semana Santa romana acabará con unas pizzas en pleno corazón de la ciudad, y una carrera contra el tiempo hacia el autobús, que nos llevará de la Ciudad Eterna al Viejo Reino.

Deja tu comentario