En plena época de exámenes del primer semestre, los colegiales del Colegio Mayor Mendaur tuvimos la suerte de poder irnos del 30 de noviembre al 8 de diciembre, a dedicar una semana estupenda al estudio. Allí, el buen ambiente y el estudio fueron grandes protagonistas.

El día comenzaba con un buen desayuno y por delante muchas horas de estudio. Desde aquí queremos hacer una mención especial al buen trabajo del servicio que cuida, limpia, cocina y ordena la casa. Su trabajo facilita enormemente nuestro estudio.

Después de comer, teníamos una tertulia donde pudimos disfrutar de las “batallitas” de don Ignacio, la presentación un trabajo sobre la prostitución a cargo de Jerónimo Ayesta… Momentos para relajarse y donde se abrían horizontes en ciertos campos desconocidos para muchos. Y por la tarde, más estudio; aunque a mitad, hacíamos un pequeño parón para merendar y recargar fuerzas. ¡Y a seguir! Al final de la tarde, quien quería asisitía a Misa en el pequeño oratorio de la casa, con un coro de acompañamiento digno de admirar. En las cenas se notaban los nervios de los colegiales que al día siguiente tenían examen. Antes de acostarnos tiempo libre: leer un buen libro, ver una película, realizar deporte.

Unos días tranquilos, con grandes colegiales y todos en un mismo barco, con un mismo objetivo: sacar la mejor versión de nosotros mismos.

Deja tu comentario