El Colegio Mayor Mendaur es una institución que participa del proyecto educativo de la Universidad de Navarra y contribuye a su desarrollo. En Mendaur, esto se traduce en el deseo de que sus colegiales terminen la etapa universitaria siendo personas maduras, que impulsen la convivencia y la amistad; convertidos en buenos profesionales, con una formación completa, tanto humana como académica; y con capacidad crítica, que sepan reconocer la verdad, admirarse ante ella y defenderla.

El proyecto formativo del Colegio Mayor Mendaur contribuye al desarrollo de todas estas facetas.  Por ello, la vida colegial y las actividades que se organizan en Mendaur se proponen estos cuatro grandes objetivos:

1. Desarrollo personal: formar personas maduras

El tipo de convivencia que hace posible el Colegio Mayor ayuda decisivamente a que cada estudiante integre de un modo armónico conocimiento y vida, desarrolle su capacidad de juicio, sea coherente en su actuación y desarrolle una afectividad equilibrada. Se trata de que, en los años cruciales de la universidad, la personalidad de cada uno alcance su madurez. El desarrollo personal se consigue a partir del propio conocimiento y del desarrollo de las virtudes en la convivencia libre. Este es el eje principal de la tarea formativa de Mendaur y empapa el resto de facetas del programa educativo.

2. Formación Académica y profesional

La excelencia profesional es la base sobre la que se apoya una verdadera educación universitaria, pues es en la profesión donde se ponen en práctica las virtudes y los ideales adquiridos. Mendaur está comprometido con fomentar en cada uno la ilusión profesional, de modo que todos alcancen el mejor rendimiento académico posible. En este sentido, resulta inestimable el apoyo que ofrecen los profesores y asesores, para que cada uno mejore en su hábito de estudio y desarrolle ambiciones profesionales. El ambiente de trabajo, el orden y el aprovechamiento del tiempo son señas de identidad de Mendaur.

3. Educación humanística

Mendaur se propone que los colegiales superen la indiferencia y sean protagonistas de su propia vida. Para ello se ofrece una comprensión global y crítica del ambiente cultural en el que vivimos, poniéndoles en contacto con la tradición cultural y las expresiones artísticas y literarias. En Mendaur se parte de una visión completa de la persona: se valora su dimensión espiritual y trascendente, iluminada por el mensaje y la vida cristiana. De este modo, se pretende facilitar que los estudiantes integren los conocimientos que adquieren en las aulas en el contexto más amplio de la propia vida, de la realidad social y de las necesidades de los que nos rodean.

4. Comprometidos con la mejora de la sociedad

La formación ofrecida se propone que los colegiales se conviertan en personas capaces de ayudar a los demás y de contribuir decisivamente a la mejora de la sociedad. Para ello resulta imprescindible saber relacionarse con los otros: conocer y comprender a cada persona; comunicarse adecuadamente; admitir la diferencia; resolver dilemas; tomar decisiones y asumir las consecuencias; etc. Uno de los más eficaces modos de aprender estas capacidades es a través de la convivencia colegial. Por eso, en Mendaur se da gran importancia a la participación de todos en la organización y desarrollo de las actividades y eventos, así como en el desempeño responsable de los encargos. De esta manera, los colegiales aprenden a trabajar con otros, a mandar y a obedecer, a saber rectificar cuando es necesario, a servir y valorar el trabajo de los demás.