No hay mejor manera de prender los motores en un año nuevo que con una convivencia de esquí. Un grupo de 25 colegiales viajamos a Biescas el pasado mes de enero para disfrutar de la gran temporada de nieve. Mientras un grupo esquiaba, el otro se dedicaba a hacer excursiones por la zona, disfrutando de la naturaleza y de la abundancia de nieve para hacer muñecos de nieve.

Además, los esquiadores debutantes tuvieron la oportunidad de enfrentarse a sus miedos y coronar las pistas de la estación de esquí en Formigal-Panticosa. Entre las bajadas y subidas de las montañas, descansamos de las actividades rutinarias y ejercitamos un poco el físico.

Leave a Reply